• Staff CODEDUR

DESTINO

Recientemente en el Hotel Balmoral en Edinburgo Escocia, se reunieron importantes dueños de capital de inversión para determinar si la inversión en África sería redituable. Después que los expositores mostraron las ventajas competitivas de ese continente, en especial de algunos países emergentes y seguros como Nigeria, Chad, etc., los asistentes concluyeron que aunque estuviese mejorando la situación en África, nunca se podría realizar una inversión rentable y segura ahí. El síndrome del Destino se impuso.


En ocasiones me pregunto si algunas regiones de nuestro país, catalogadas como “sin remedio para crecer”, ¿pueden sacudirse su pre-destino y tomar una vía hacia el desarrollo? ¿cómo crecer en un entorno de bajo desempeño?


Durango, tradicionalmente aislado y localizado en una región de pobre crecimiento y baja contribución al PIB nacional: sur de Coahuila, sur de Chihuahua, oeste de Sinaloa, norte de Nayarit y occidente de Zacatecas, ¿podrá sacudirse el estigma de “el Chiapas del norte” ?, y de esta manera escapar a la percepción de un destino sin crecimientos relevantes. El PIB promedio de Durango desde 1980, lo publica INEGI, es de 2.1%, y sin ninguna tendencia hacia arriba, ¡vaya reto!


Los sectores, público, privado y la sociedad civil, deben organizarse y mirar hacia arriba, darle seguimiento al nuevo Plan Durango 2040, que, aunque controvertido, es al menos un mapa hacia lo que queremos. Otra nueva oportunidad de retomar el camino, desde el plan de competitividad sistémica 2020, que a pesar de abordar las carencias de la economía regional, no se organizó un plan para su seguimiento. La aprobación del Codedur es un buen primer paso, cuidémoslo y exijámosle.


La productividad, el crecimiento en el sector secundario, las IMMEX, y la industria minero metalúrgica, se han desempeñado mejor que los números de crecimiento a nivel nacional durante el 2019. Es cuestión de consolidar estas variables con programas nuevos o mejorar los vigentes (como si fuera tan fácil), y atender las otras que afectan el crecimiento como: inversión, empleo de calidad, innovación y tecnología y, por supuesto, las muy importantes variables sociales, como: el número de personas viviendo bajo el límite de pobreza extrema, pobreza laboral y multidimensional, etc.


Se ve complicado, pero con un Durango unido y estirando para el mismo lado, la carga será menor.


¡Feliz nuevo destino!



Dr. Esteban Rosas Palacio

Unidad de Análisis e Investigación Económica del CODEDUR


0 vistas